Alcohol Justice dice que Roger Goodell y Anheuser-Busch InBev culpan a la...

Alcohol Justice dice que Roger Goodell y Anheuser-Busch InBev culpan a la conducta personal, e ignoran las políticas sobre el alcohol y el patrocinio

La institución de vigilancia exige el cese de la tóxica relación de la industria de bebidas alcohólicas con la NFL, los equipos y la publicidad en los juegos importantes



COMPARTE ESTA NOTA






Alcohol Justice dice que Roger Goodell y Anheuser-Busch InBev culpan a la conducta personal, e ignoran las políticas sobre el alcohol y el patrocinio

La institución de vigilancia exige el cese de la tóxica relación de la industria de bebidas alcohólicas con la NFL, los equipos y la publicidad en los juegos importantes


SAN FRANCISCO, 22 de septiembre de 2014 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Roger Goodell, de la NFL, sigue sin demostrar ningún entendimiento de que el consumo de alcohol por parte de los jugadores es una importante causa de violencia doméstica, maltrato infantil, arrestos e incluso suicidios y homicidios. Aunque ha mostrado un progreso en reconocer que la violencia doméstica es un problema grave, él y el principal patrocinador del deporte – Anheuser-Busch InBev – siguen acusando a la conducta individual como causa. Lo que siguen ignorando es la influencia de la saturación completa de la NFL con el patrocinio de bebidas alcohólicas a los equipos, la publicidad en los estadios, las reuniones previas a los partidos, las ventas de bebidas y la transmisión televisiva de partidos, en especial el más importante en febrero.

Logo – http://photos.prnewswire.com/prnh/20140920/147418

Anheuser-Busch InBev se distanció de Roger Goodell y la NFL el martes 16 de septiembre de 2014 con una hipócrita manifestación de preocupación con respecto a “…el manejo por parte de la Liga de conductas que tan claramente se oponen a nuestra propia cultura y código de moralidad”.

“Anheuser-Busch InBev, con su presupuesto anual de 500 millones para avisos de bebidas alcohólica, marcas en los equipos y los patrocinios a asociaciones deportivas, contribuye en gran medida a una cultura de consumo excesivo entre los jugadores, los aficionados y los espectadores desde el hogar”, manifestó Michael Scippa, Director de Asuntos Públicos de Alcohol Justice. “Negar toda responsabilidad tras los problemas de la NFL, o los masivos daños relacionados con el alcohol que sus productos le provocan al público, es simplemente ridículo”.

Incluso el Daily Show, preocupantemente impregnado de su propia publicidad de bebidas alcohólicas, que ven muchos jóvenes, expuso la ironía en la declaración de AB InBev. ¿La principal “cultura y código de moralidad” de AB InBev no es acaso vender más cerveza para que los aficionados consuman en los estadios, reuniones previas a los partidos, bares deportivos y sus propios hogares? ¿Y luego culpan exclusivamente a los jugadores si tienen conductas abusivas y destructivas cuando están alcoholizados?

Los relatos a veces trágicos en la prensa que cubren la conducta de los jugadores en los últimos años, con demasiada frecuencia citan el consumo excesivo de alcohol como causa de detenciones por conducir alcoholizado y accidentes automovilísticos, el homicidio de una novia seguido de suicidio tras una noche de alcohol e incidentes de maltrato doméstico y descuido de la seguridad de menores de edad. No es ninguna sorpresa, ya que los Centros para Control y Prevención de Enfermedades señalan al alcohol como un principal contribuyente en las muertes y lesiones en vehículos motorizados, suicidios y homicidios, y un factor contribuyente en conductas que ponen en riesgo a los niños.

A lo largo del año, el consumo excesivo de alcohol relacionado con los deportes lleva directamente a decenas de miles de incidentes de violencia y lesiones relacionadas con el alcohol. En las tribunas, en los aparcamientos antes de los partidos, en bares y restaurantes, en los hogares y en las rutas que conectan a todos ellos, la tragedia del uso indebido de alcohol crece como una metástasis cancerosa.

“El alcohol en los grandes eventos deportivos es un gran negocio, y es muy nocivo para la sociedad, su juventud, la salud pública y la seguridad”, comentó el Director Ejecutivo y CEO de Alcohol Justice, Bruce Lee Livingston. “El CEO de AB InBev Carlos Brito puede declarar durante todo el día que el problema es de la NFL, pero tanto la NFL como los barones de la cerveza deben dejar la publicidad y los patrocinios a equipos. Deben ayudar a los jugadores a recuperarse de la seductora y lucrativa cultura de la bebida que rodea y penetra en la NFL. Goodell debe instituir políticas sobre el alcohol en la publicidad, la venta de bebidas, las reuniones previas a los partidos y el consumo de los jugadores. Más importante aún, Goodell debe reconocer que la prevención del maltrato doméstico y la violencia de los jugadores fuera del campo debe iniciarse con el cese de la promoción de bebidas alcohólicas de la NFL”.

Las investigaciones han demostrado que mientras más avisos de alcohol ve, la gente tiene más probabilidades de beber, beber en exceso y beber con más frecuencia. Esto es especialmente cierto para los niños. En 2009, el documento Surgeon General’s Call to Action to Prevent and Reduce Underage Drinking (Apelación del Cirujano General para evitar y reducir el consumo de alcohol en menores) informó que anualmente mueren 5,000 menores de 21 años por lesiones relacionadas con el alcohol. Otros cientos de miles sufren agresiones sexuales alimentadas por el alcohol, lesiones graves, enfermedades y fracasos académicos. ¿Cuántos de estos incidentes nocivos han estado influidos por la publicidad agresiva y excesiva de bebidas alcohólicas durante los eventos deportivos?

Estos son algunos ejemplos trágicos recientes de incidentes con daños incentivados por el alcohol que involucraron a jugadores de la NFL:

  • Paul Oliver (29 años, ex jugador de San Diego Charger) se suicidó frente a su familia tras haber estado bebiendo el 24 de septiembre de 2013.
  • Jovan Belcher (Kansas City Chiefs) asesinó a la madre de su hijo y luego se suicidó en la práctica del estadio tras haber estado bebiendo el 1 de diciembre de 2012. Cinco policías no le hicieron una prueba de alcoholemia a las 3:05 am ni lo arrestaron, apenas horas antes del crimen. (Video en http://huff.to/1wRIBLN)
  • Dijo TMZ Sports: “Ray Rice dice que la bebida fuerte fue el combustible que disparó su ira en el elevador, y que no lo ha vuelto a tocar en meses…Rice le contó a los Baltimore Ravens que él y Janay Palmer habían estado bebiendo EN CANTIDAD antes del altercado. Rice les ha dicho a sus amigos que se transforma en otra persona cuando bebe de más… así es que ha cambiado de vida. Pero no ha cambiado tanto, porque nos comentan que sigue bebiendo vino… sólo se abstiene de bebidas fuertes. (Lea más en: http://bit.ly/Z1UAZt)
  • Aldon Smith, linebacker de los San Francisco 49ers, recibió una condena de 12 días de cárcel por conducir alcoholizado, y estaba presuntamente borracho al disparar armas en una fiesta en su propia casa, lo que llevó a cargos por un delito menor.
  • Adrian Peterson, running back de los Minnesota Vikings, fue arrestado el 7 de septiembre de 2012 por resistencia a la policía estando sumamente alcoholizado. (No tenemos informes de consumo de alcohol antes de sus incidentes de maltrato infantil.)
  • Greg Hardy, pass rusher de los Carolina Panthers, admitió haber bebido champaña antes de un incidente de violencia doméstica, y se le ordenó asistir a reuniones para alcohólicos.

Desafortunadamente, estos son solo unos pocos de los incidentes relacionados con el alcohol que han involucrado a personalidades del deporte en los últimos años. El profesor Harry Edwards, sociólogo del deporte y asesor de la NFL, fue citado por el San Francisco Chronicle el 13 de septiembre de 2014, diciendo: “El factor nro. 1 en la violencia doméstica no es el deporte, no son los esteroides, no son las anfetaminas – es el alcohol. Esa ha sido mi experiencia”.

“En la cultura de comercialización de cerveza y agresión en el juego de la NFL, no se puede culpar solamente a los jugadores por el abuso de alcohol, la bebida en enormes cantidades y la adicción que llevan a la violencia doméstica, el homicidio, los suicidios y los accidentes de tránsito”, añadió Livingston. “Exigimos que la NFL y los mayores patrocinadores de cerveza del deporte Budweiser y Coors eduquen sobre los daños y peligros del alcohol, que retiren los avisos y el consumo excesivo de los partidos y que reconozcan que la moderación y (horror de los horrores) la abstinencia son opciones legítimas para jugadores y aficionados”.

Lea más sobre la tóxica norma social de mezclar las grandes compañías de bebidas alcohólicas y los grandes estadios deportivos aquí: http://bit.ly/hK6Dg3

Conozca más sobre el trabajo de Alcohol Justice aquí: http://bit.ly/1uN5GNn

Contacto: Michael Scippa: 415 548-0492
Jorge Castillo: 213 840-3336


Alcohol Justice dice que Roger Goodell y Anheuser-Busch InBev culpan a la conducta personal, e ignoran las políticas sobre el alcohol y el patrocinio