El consumo moderado de cafeína diario durante el embarazo puede causar que...

El consumo moderado de cafeína diario durante el embarazo puede causar que el bebé sea más pequeño al nacer



COMPARTE ESTA NOTA

BETHESDA, Maryland, 25 de marzo de 2021 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Según un estudio realizado por investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), las mujeres embarazadas que consumieron un promedio de media taza de café al día dieron a luz a bebés un poco más pequeños que las embarazadas que no consumieron bebidas con cafeína. Los investigadores descubrieron que las reducciones de tamaño correspondientes y el bajo índice de masa corporal de los bebés cuyas madres consumieron menos de 200 miligramos de cafeína al día (aproximadamente dos tazas de café), podrían aumentar los riesgos para el feto. Un tamaño más pequeño al nacer puede poner al infante en mayor riesgo de padecer obesidad, enfermedad cardíaca y diabetes en el futuro.

Los investigadores trabajaron bajo la dirección de Katherine L. Grantz, M.D., M.S., de la División de Investigación Intramuros sobre la Salud de la Población del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH. El estudio se publicó en JAMA Network Open.

“Hasta que obtengamos más información, nuestros resultados sugieren que podría ser prudente limitar o abstenerse de consumir bebidas que contengan cafeína durante el embarazo”, expresó la Dra. Grantz. “También es una buena idea que las mujeres consulten a sus médicos sobre el consumo de cafeína durante el embarazo”.

Estudios anteriores han vinculado el alto consumo de cafeína (más de 200 miligramos por día) durante el embarazo con el tamaño pequeño de los bebés para su edad gestacional (etapa del embarazo) o en riesgo de restricción del crecimiento intrauterino, encontrándose en el 10° percentil más bajo en bebés de la misma edad gestacional. No obstante, los estudios sobre el consumo moderado de cafeína diario (200 miligramos o menos) durante el embarazo han arrojado distintos resultados. Algunos han descubierto riesgos similares elevados de bajo peso al nacer y otros resultados deficientes, mientras que otros no encontraron esos vínculos. Los autores del estudio actual advirtieron que muchos de los estudios anteriores no explicaban otros factores que pudieran influir en el tamaño del bebé al nacer, como la variación en el contenido de cafeína de distintas bebidas y el tabaquismo materno durante el embarazo.

Para su estudio, los autores analizaron datos de más de 2,000 mujeres de diversas razas y etnias en 12 centros clínicos que fueron inscritas con 8 a 13 semanas de embarazo. Las mujeres no eran fumadoras y no presentaban problemas de salud antes del embarazo. Desde la semana 10 a 13 del embarazo, las mujeres proporcionaron una muestra de sangre que luego fue analizada para detectar cafeína y paraxantina, un componente que se produce cuando la cafeína se desintegra en el cuerpo. Las mujeres también informaron su consumo diario de bebidas con cafeína (café, té, gaseosa y bebidas energizantes) durante la semana anterior: una vez cuando se inscribieron y luego periódicamente durante sus embarazos.

En comparación con los bebés nacidos de mujeres con niveles nulos o mínimos de cafeína en sangre, los bebés nacidos de mujeres que tuvieron los más altos niveles de cafeína en sangre al momento de la inscripción tuvieron 84 gramos menos de peso promedio al nacer (alrededor de 3 onzas), midieron 0.44 centímetros menos (alrededor de 0.17 pulgadas) y tuvieron perímetros cefálicos 0.28 centímetros más pequeños (alrededor de 0.11 pulgadas).

En función de las estimaciones de las mujeres sobre las bebidas que consumieron, aquellas que consumieron alrededor de 50 miligramos de cafeína al día (equivalente a media taza de café) dieron a luz bebés con 66 gramos (alrededor de 2.3 onzas) menos de peso que los bebés nacidos de madres que no consumen cafeína. De manera similar, los bebés nacidos de madres que consumen cafeína también presentaron circunferencias del muslo de 0.32 centímetros menos (alrededor de 0.13 pulgadas).

Los investigadores advirtieron que la cafeína puede causar la constricción de los vasos sanguíneos en el útero y la placenta, lo que podría reducir el flujo sanguíneo hacia el feto e inhibir su crecimiento. De manera similar, los investigadores consideran que la cafeína podría alterar potencialmente las hormonas del estrés del feto, lo que pone en riesgo a los bebés de un aumento de peso repentino después de nacer y de una futura obesidad, enfermedad cardíaca y diabetes.

Los autores concluyeron que sus hallazgos sugieren que incluso el consumo moderado de cafeína puede asociarse con un menor crecimiento del feto.

Referencia 

Gleason, JL et al. Maternal caffeine consumption and metabolism and neonatal anthropometry in the NICHD Fetal Growth Studies. JAMA Network Open. 2021.

Acerca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD): El NICHD lidera la investigación y la capacitación para comprender el desarrollo humano, mejorar la salud reproductiva, mejorar la vida de niños y adolescentes, y optimizar las habilidades para todos. Si desea más información, visite https://espanol.nichd.nih.gov.

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): NIH, la agencia de investigación médica de los EE. UU., incluye 27 institutos y centros, y es un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. NIH es la principal agencia federal que realiza y apoya investigaciones médicas básicas, clínicas y traslacionales, y que investiga las causas, los tratamientos y las curas para enfermedades comunes y raras. Para obtener más información sobre los NIH y sus programas, visite https://salud.nih.gov.

 

FUENTE Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development; National Institutes of Health (NIH)

El consumo moderado de cafeína diario durante el embarazo puede causar que el bebé sea más pequeño al nacer