El Instituto Lundquist en el Centro Médico de Harbor-UCLA y el Centro...

El Instituto Lundquist en el Centro Médico de Harbor-UCLA y el Centro Médico de UCLA en Westwood inician la fase 3 de la prueba de una vacuna contra el COVID-19 en el condado de Los Ángeles

Está en marcha una campaña nacional para reclutar hasta 30,000 voluntarios que recibirán la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca


COMPARTE ESTA NOTA

LOS ÁNGELES, 26 de agosto de 2020 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — El Instituto Lundquist en el Centro Médico de Harbor-UCLA y el Centro Médico de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) en Westwood comenzarán pronto a reclutar voluntarios para ensayos de fase 3 de una nueva vacuna en etapa de investigación contra el COVID-19, cuya primera dosis se espera que se administre a principios de septiembre.

La vacuna, desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, se llama AZD1222 y ya ha pasado por pruebas iniciales. Este ensayo está diseñado para determinar si la vacuna puede prevenir el COVID-19 sintomático después de dos dosis. El estudio tiene el objetivo de captar a 30,000 voluntarios en los Estados Unidos. Es importante señalar que esta vacuna no tiene un virus vivo y no puede darle COVID-19 a una persona. Si los resultados del ensayo son positivos, la vacuna podría ponerse a disposición del público para prevenir la enfermedad.

“Estamos muy contentos de trabajar con los Institutos Nacionales de Salud en este estudio para identificar una vacuna eficaz y segura para el COVID-19, particularmente para las comunidades más impactadas por esta pandemia”, dijo el doctor Eric Daar, investigador principal del Instituto Lundquist en este ensayo, jefe de Medicina VIH en el Centro Médico de Harbor UCLA y profesor en la Escuela de Medicina Geffen de UCLA. “Esperamos contactar y hablar con los interesados en participar en el estudio; sin el apoyo de los voluntarios, identificar una vacuna efectiva no será posible. El condado de Los Ángeles ha sido golpeado duramente por el virus; las vacunas ponen fin a las pandemias, y esperamos y tenemos el propósito de que podamos unirnos y detener el COVID-19 en Los Ángeles y en todas partes”. 

“Este es un momento crítico en el tiempo. Necesitamos una oleada de personas de la comunidad de Los Ángeles que participen como voluntarias en este estudio”, dijo el doctor Raphael Landovitz, investigador principal del Centro Médico de UCLA en Westwood en este ensayo, y codirector del Centro de Servicios de Identificación, Prevención y Tratamiento del VIH en UCLA. “En las pruebas de vacunas, es sumamente importante que no nos enfoquemos solamente en una población; al mismo tiempo, es fundamental captar a los que tienen un riesgo mayor de estar expuestos, y también de enfermarse si están expuestos. Ayudar a detener el COVID en Los Ángeles es una oportunidad para nosotros de unirnos, de ser parte de la solución, y de avanzar juntos”.

El Instituto Lundquist y el Centro Médico de UCLA en Westwood forman parte de la Red de Prevención del COVID-19 (CoVPN). La red de investigación clínica, apoyada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), tiene el propósito de captar a miles de voluntarios en ensayos clínicos a gran escala, probando una variedad de vacunas en fase de investigación y anticuerpos monoclonales con el fin de proteger a la gente del COVID-19.

Lundquist y UCLA Westwood quieren captar y reclutar a más de 750 voluntarios que residen en el condado de Los Ángeles, principalmente a individuos con un riesgo elevado de padecer enfermedades severas. Este grupo incluye a: 

  • Personas de más de 60 años; 
  • Personas con condiciones médicas preexistentes como presión arterial alta, diabetes y obesidad. 

Los datos sobre comunidades que han sido más impactadas por el COVID-19 son claros: en el condado de Los Ángeles y nacionalmente, las comunidades negras y latinx han sido afectadas desproporcionadamente por el COVID-19. Estos grupos están muy representados en Los Ángeles y se les dará todas las oportunidades de participar en este importante estudio sobre una vacuna porque es vital que se inscriban los que tienen un riesgo mayor de enfermar gravemente de COVID-19.

Para ser elegible, un voluntario no puede haber tenido un resultado positivo en una prueba de COVID-19. Los voluntarios se asignarán de manera aleatoria para recibir un placebo (inyección salina) o la vacuna en fase de investigación. La prueba es ciega, lo que significa que los participantes y los investigadores no sabrán quién recibe la vacuna. De los voluntarios inscritos, las dos terceras partes recibirán la vacuna del estudio y una tercera parte recibirá un placebo o una inyección inofensiva. Esto permite a los investigadores comparar los resultados en el grupo de la vacuna versus el grupo del placebo. En los dos años que siguen, los investigadores vigilarán a todos los voluntarios del estudio para ver si desarrollan COVID-19 sintomático.

Para más detalles y para inscribirse como voluntario, visite www.helpstopcovid.la

Acerca del Instituto Lundquist:  
El Instituto Lundquist para la Innovación Biomédica (The Lundquist Institute for Biomedical Innovation) es una organización de investigación biomédica 501(c)3 independiente y sin fines de lucro, fundada en 1952. El Instituto tiene más de 120 investigadores principales y 400 investigadores en total —con títulos de MD, MD/PhD y PhD— trabajando en más de 1,000 estudios de investigación. Estamos afiliados académicamente con la Escuela de Medicina David Geffen en UCLA y trabajamos en asociación con el Centro Médico de Harbor-UCLA. Nuestras investigaciones están costeadas por numerosas fuentes, entre ellas: subvenciones del NIH y otras entidades gubernamentales, la industria y regalías y contratos de enseñanza, así como donantes privados y otras fundaciones sin fines de lucro.

Acerca de la División de Enfermedades Infecciosas en el Centro Médico de UCLA en Westwood:
La División de Enfermedades Infecciosas en el Centro Médico de UCLA en Westwood está compuesta por un cuerpo docente diversificado, con el objetivo compartido de la excelencia en la atención de los pacientes, la investigación y la educación. La división se especializa en el cuidado de pacientes de medicina general y quirúrgicos, viajeros que parten o que regresan, personas con trasplantes y otros pacientes con el sistema inmunológico debilitado, y personas infectadas con el VIH. Los miembros del profesorado también son responsables de mejorar la salud de la comunidad general de UCLA a través del Programa de Administración de Antibióticos y de Control de Infecciones y Epidemiología en Hospital. En cada uno de los lugares de práctica, los profesores también realizan una gran variedad de actividades de investigación: epidemiología en hospital, prevención del VIH, desarrollo de vacunas para la tuberculosis y el VIH, nuevas estrategias de tratamiento para el VIH, estudios de hepatitis viral y fiebre porcina, entre muchas más.

 

FUENTE The Lundquist Institute

El Instituto Lundquist en el Centro Médico de Harbor-UCLA y el Centro Médico de UCLA en Westwood inician la fase 3 de la prueba de una vacuna contra el COVID-19 en el condado de Los Ángeles