El virus de la hepatitis C es la principal causa de los...

El virus de la hepatitis C es la principal causa de los trasplantes de hígado en el mundo

28 DE JULIO, DÍA MUNDIAL DE LA HEPATITIS

La hepatitis C es una enfermedad crónica más comúnmente transmitida por el contacto sangre con sangre y 5 veces más difundida que la infección por VIH.

Se trata de una enfermedad silenciosa considerada por la Organización Mundial de la Salud como una "bomba viral". Alrededor de 70% a 80% de las personas que la padecen no lo saben, pues los síntomas se presentan en las etapas avanzadas de la enfermedad.

Ya está disponible un tratamiento nuevo en Trinidad, una innovadora terapia que aumenta la posibilidad de cura hasta 80% en pacientes infectados con el virus de la hepatitis C, genotipo 1.



COMPARTE ESTA NOTA





El virus de la hepatitis C es la principal causa de los trasplantes de hígado en el mundo

28 DE JULIO, DÍA MUNDIAL DE LA HEPATITIS

La hepatitis C es una enfermedad crónica más comúnmente transmitida por el contacto sangre con sangre y 5 veces más difundida que la infección por VIH.

Se trata de una enfermedad silenciosa considerada por la Organización Mundial de la Salud como una “bomba viral”. Alrededor de 70% a 80% de las personas que la padecen no lo saben, pues los síntomas se presentan en las etapas avanzadas de la enfermedad.

Ya está disponible un tratamiento nuevo en Trinidad, una innovadora terapia que aumenta la posibilidad de cura hasta 80% en pacientes infectados con el virus de la hepatitis C, genotipo 1.


PUERTO ESPAÑA, Trinidad y Tobago, 25 de julio de 2014 /PRNewswire/ — La División de Química, Alimentos y Medicamentos del Ministerio de Salud de Trinidad y Tobago aprobó la introducción de Telaprevir en el mercado, una innovadora terapia que aumenta significativamente el índice de cura de la hepatitis C y está indicada para pacientes infectados con el virus de genotipo 1. Telaprevir se vende en Trinidad bajo la marca comercial INCIVO®.

Foto – http://www2.prnewswire.com.br/imgs/pub/2014-07-25/original/2026.jpg 

Los estudios clínicos muestran que el régimen del tratamiento basado en Telaprevir junto con interferón pegilado + ribavirina incrementa el porcentaje de pacientes curados hasta 80% de los casos, cifra significativamente superior a los índices de eficacia observadas con el tratamiento convencional con terapia dual que se emplea hoy en día.

Además, la terapia triple con la inclusión de Telaprevir evita el avance de la enfermedad, la necesidad de un trasplante de hígado y la prevalencia de complicaciones en el largo plazo, como la cirrosis hepática, el cáncer de hígado e incluso la muerte.

La hepatitis C es una de las enfermedades con mayor prevalencia en el mundo. Afecta a alrededor de 170 millones de personas[1]. En etapa crónica es considerada por la Organización Mundial de la Salud como una “bomba viral” y puede tener graves consecuencias para los pacientes y los sistemas de salud pública.[2]

Aproximadamente de 70% a 80% de quienes la padecen no lo saben, pues los síntomas se presentan en las etapas avanzadas de la enfermedad. Por eso es sumamente importante maximizar el diagnóstico temprano con las nuevas terapias que aumentan la posibilidad de cura.

Las manifestaciones clínicas de la infección por el virus de la hepatitis C varían según lo agudo o la etapa crónica de la enfermedad. Una infección aguda es, en la mayoría de los casos, asintomática, y causa una infección crónica en 80% de los casos. De estos pacientes, 20% desarrollan cirrosis hepática, fase previa a la insuficiencia hepática. De ese 20%, de 3% a 5% desarrolla cáncer de hígado.

No tratar la enfermedad puede causar complicaciones que en un número importante de pacientes puede conllevar la necesidad de un trasplante de hígado. El trasplante tiene complicaciones adicionales que hay que considerar seriamente, como la disponibilidad de órganos, los altos costos que implica y la necesaria atención posterior al trasplante. Esto podría tener consecuencias serias para los pacientes y los sistemas de salud pública.

El paradigma del tratamiento de la hepatitis C ha cambiado, sobre todo, a partir del surgimiento de alternativas terapéuticas que atacan directamente al virus, aumentando los índices de cura. Estamos ante una nueva era con los medicamentos que cambian el régimen de tratamiento y manejo de la hepatitis C con mayores índices de cura en pacientes infectados con el genotipo 1 del virus de la hepatitis C (VHC), que es el genotipo más predominante en nuestro entorno y el más resistente a los tratamientos.

El principal objetivo del tratamiento de la hepatitis C es lograr una respuesta viral sostenida (RVS), lo que significa que el virus sigue sin poder detectase en la sangre del paciente (denominada carga viral indetectable) seis meses después de terminado el tratamiento[3]. Se considera que los pacientes que logran una RVS están curados.

Telaprevir forma parte de los antivirales de acción directa (AAD), medicamentos dirigidos a enzimas específicas para bloquear importantes etapas de la replicación del virus de la hepatitis C. Los AAD tienen el potencial de ayudar a los pacientes a lograr una respuesta viral sostenida (RVS).

Telaprevir es un inhibidor de la proteasa que se administra únicamente por 12 semanas en todos los caso, ofreciendo así un tratamiento breve a los pacientes.

Esta nueva alternativa terapéutica, presentada por el laboratorio farmacéutico Janssen, ofrece la posibilidad de acortar el tratamiento a la mitad del tiempo (con interferón + ribavirina), en 6 a 7 de cada 10 pacientes. Es importante que el manejo de la terapia triple (inhibidor de la proteasa como Telaprevir + interferón y ribavirina) esté en manos de doctores con experiencia en padecimientos hepáticos.

La importancia del diagnóstico

Ya que en muchos casos es una enfermedad tratable y curable, es crucial poner énfasis personal en la solicitud de una prueba de detección de la hepatitis C; para ello es necesario trabajar más como equipo con los médicos clínicos y sensibilizar más a la población sobre esta necesidad de salud pública. Una vez diagnosticada la infección, el paciente ha de ser referido al especialista, quien evaluará el enfoque integral y el tratamiento necesario.

Parte de la dificultad del diagnóstico se deriva del hecho de que es una enfermedad altamente asintomática o con síntomas ambiguos, como cansancio y fatiga.

Hay poblaciones con alto riesgo de portar el virus: consumidores de drogas intravenosas (ahora o en el pasado), personas con trastornos asociados a la alta prevalencia de VIH, pacientes con hemofilia que recibieron transfusiones de sangre antes de 1992, personas que se han sometido a hemodiálisis, personas con transaminasas elevadas, receptores de transfusiones o trasplantes de órganos antes de julio de 1992, hijos de madres con hepatitis C, parejas sexuales de personas con hepatitis C y personal de la salud.

[1]-[2] Organización Mundial de la Salud. Hepatitis C Weekly Epidemiological Record (Registro epidemiológico semanal de la hepatitis C). 1997;82:65-69

[3] The Hepatitis C Trust. Treatments: Potential New Drugs. (Tratamientos: posibles medicamentos nuevos) [citado el 20 de febrero de 2010]

 

 


El virus de la hepatitis C es la principal causa de los trasplantes de hígado en el mundo