El Tesoro de los Estados Unidos empuja un plan de bancarrota sin...

El Tesoro de los Estados Unidos empuja un plan de bancarrota sin precedentes para Puerto Rico

El gobernador de Puerto Rico Garcia Padilla admite que algunas deudas pueden violar la Constitución de Puerto Rico


COMPARTE ESTA NOTA

WASHINGTON, 22 de octubre de 2015 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — En una audiencia del Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado que se celebró hoy, el gobernador de Puerto Rico Garcia Padilla y Antonio Weiss del Departamento del Tesoro de los EE. UU. solicitaron al Congreso medidas de bancarrota sin precedentes para Puerto Rico, que incluyen permitir que Puerto Rico abandone su deuda constitucional.

Según informó ayer el New York Times, ningún estado tiene la capacidad de restructurar su deuda constitucional, o deuda respaldada con todos los recursos de la entidad, y si se permite que Puerto Rico tome esta medida, pronto seguirán otros estados, como Illinois.

El ” Súper Capítulo 9 “, si se aprueba, puede perjudicar los mercados de deuda municipal y subir los costos de pedir préstamos para estados y municipios en todo el país.

Henry Chanin, un bonista puertorriqueño, docente jubilado y miembro de la coalición Main Street Bondholder, señaló:

“Al darle a Puerto Rico la autoridad para dejar de lado completamente el estado de derecho y violar las garantías constitucionales a los bonistas, el Congreso establecería un precedentes que destruiría el mercado de los bonos municipales. Esto pondría en peligro los ahorros para la jubilación de millones de personas en todo el país”.

De manera sorprendente y bajo la presión de los senadores, Garcia Padilla admitió que una parte de la deuda de la isla puede haberse emitido violando la Constitución del Estado Asociado. Tal admisión deja en claro la naturaleza particular de los diferentes tramos de la deuda de Puerto Rico, parte de la cual está garantizada por la Constitución. También reconoció el impacto devastador y generalizado que estas medidas para evitar pagar la deuda tendrán en la isla y que entre el 25 y el 30% de los bonistas de la isla son pequeños inversores puertorriqueños.

El Dr. Elias Gutierrez, un bonista puertorriqueño, profesor de economía y miembro de la coalición Main Street Bondholder, afirmó:

“El Súper Capítulo 9 sería una enmienda de facto de la Constitución de Puerto Rico realizada con la venia del Congreso pero sin la participación del pueblo puertorriqueño. Es una vergüenza que el gobierno de Obama y el gobernador Garcia Padilla avalen la violación de la Constitución de Puerto Rico.

Datos claves:

  • La propuesta sin precedentes del gobierno (nacional), llamada “Súper Capítulo 9”, reestructuraría toda la deuda de Puerto Rico, incluida su deuda constitucional, y muchos temen que perjudique los mercados de deuda municipal de los Estados Unidos y eleve el costo de los préstamos para los estados y municipios en todo el país.
  • Jim Millstein, principal asesor de reestructuración de Puerto Rico, ha presionado enérgicamente a favor del Súper Capítulo 9, ignorando el interés bipartidista en el Congreso por llegar a un acuerdo que traería una reforma fiscal sumamente necesaria, combinada con un mecanismo de reestructuración ordenada de la deuda no constitucional de Puerto Rico. Millstein ha sido criticado por sacar provecho de sus negocios en torno al acuerdo de Puerto Rico con los bonistas de PREPA, pero sigue asesorando al Estado Libre Asociado.
  • El ” Súper Capítulo 9″ no tiene precedentes, y crearía uno para que otros estados no reconozcan su deuda constitucional o deuda “respaldada con todos los recursos de la entidad”. Esta acción temeraria pondría en peligro todas las cuentas de jubilación en los Estados Unidos.

Main Street Bondholders Coalition es un proyecto de la 60 Plus Association integrado por pequeños tenedores de bonos de todo Estados Unidos, comprometidos con un proceso político que devuelva a Puerto Rico una gestión financiera sólida, el respeto por el estado de derecho y la protección de sus ahorros para la jubilación.

El Tesoro de los Estados Unidos empuja un plan de bancarrota sin precedentes para Puerto Rico