Consumer Reports califica a las mejores y peores tarjetas prepagadas

Consumer Reports califica a las mejores y peores tarjetas prepagadas

Informe difundido en víspera de audiencia de campo de la CFPB sobre tarjetas prepagadas; Consumers Union exige reformas para proteger mejor a los consumidores


COMPARTE ESTA NOTA






Consumer Reports califica a las mejores y peores tarjetas prepagadas

Informe difundido en víspera de audiencia de campo de la CFPB sobre tarjetas prepagadas; Consumers Union exige reformas para proteger mejor a los consumidores


YONKERS, New York, 12 de noviembre de 2014 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Las tarjetas prepagadas son una opción de pago cada vez más popular, pero puede ser difícil para los consumidores determinar cuáles son más asequibles y fáciles de usar. Esa es la conclusión de una nueva investigación de Consumer Reports que ofrece consejos para ayudar a los consumidores a hacer elecciones más inteligentes, y califica a las tarjetas prepagadas basándose en el valor, la conveniencia, la seguridad y la forma en que dan a conocer sus cargos. 

El informe fue presentado en la víspera de una audiencia de campo en Delaware sobre tarjetas prepagadas organizada por la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés), que se espera que dé a conocer propuestas de reglamentación para las tarjetas muy pronto. Consumers Union, la división de políticas y defensa de Consumer Reports, ha solicitado a la CFPB que mejore la información de los cargos de las tarjetas prepagadas y adopte otras reformas para proteger mejor a los consumidores que las usan.

“La competencia ayudó a reducir las tarifas y muchas tarjetas prepagadas ofrecen una opción atractiva para administrar el dinero”, dice Christina Tetreault, abogada de planta de Consumers Union. “Pero algunas tarjetas tienen costos altos que no siempre dan a conocer con claridad, y las tarjetas prepagadas todavía carecen de la protección legal que brindan las tarjetas de débito”.

Las tarjetas prepagadas recargables para usos generales pueden utilizarse como las tarjetas de débito tradicionales, que están asociadas a una cuenta bancaria y se estima que son usadas en uno de cada cuatro hogares en Estados Unidos. A diferencia de las tarjetas de crédito y débito tradicionales, las tarjetas prepagadas no gozan de la misma protección legal que limita la responsabilidad financiera de los consumidores en caso de fraude o errores del comerciante, aunque la mayoría de los emisores de tarjetas ofrecen esa protección. Sin embargo, esa protección es voluntaria y puede cambiarse o rescindirse en cualquier momento.

Consumer Reports examinó 23 tarjetas prepagadas basándose en cuatro factores: valor (cuánto cuesta usarlas), conveniencia (disponibilidad en cajeros de la red, funciones de pago de cuentas, y amplitud de aceptación de la marca de la red de la tarjeta), seguridad (si los fondos están protegidos con seguro de la FDIC), y cómo dan a conocer sus tarifas. En general, las tarjetas mejor clasificadas tienen menos cargos y facilitan evitarlos, tienen seguro FDIC, ofrecen funciones comparables a las cuentas corrientes tradicionales, y difunden muy bien sus cargos. En cambio, las peores tarjetas evaluadas por Consumer Reports fallan en al menos una categoría, y en general en más de una.

Como algunos consumidores usan las tarjetas prepagadas como sustituto de las cuentas bancarias, mientras que otros las usan además de sus cuentas bancarias, Consumer Reports evaluó cada tarjeta basándose en esos diferentes patrones de uso. La investigación muestra que los consumidores que usan tarjetas prepagadas como sustituto de las cuentas bancarias cargan sus tarjetas con más frecuencia, usan más los cajeros automáticos para sacar dinero y usan la función de pago de facturas de la tarjeta. Los consumidores que usan tarjetas prepagadas junto con sus cuentas bancarias usan la tarjeta fundamentalmente para hacer compras y es menos probable que saquen dinero en efectivo de la tarjeta o usen la función de pago de facturas.

Calificación de Consumer Reports de tarjetas prepagadas usadas como sustituto de cuentas bancarias

Mejores tarjetas: La tarjeta Bluebird (de American Express y Walmart) encabeza la lista; no tiene cargo mensual, no tiene cargo por inactividad ni arancel por llamar al servicio al cliente, junto con una función de pago de facturas y cheques impresos sin sobregiro. La segunda mejor clasificada es Chase Liquid (Visa), con menos tarifas y muchas de las funciones que ofrecen las cuentas bancarias, pero sin pago de facturas. La American Express Serve se ubicó en el tercer puesto, con bajas tarifas y funciones convenientes, seguida por la Prepaid Visa RushCard, Rush Unlimited Plan, un buen valor que viene con funciones convenientes como pago de facturas.

Peores tarjetas: En lo más bajo de la clasificación están NetSpend Fee Advantage Plan, NetSpend Pay-As-you-Go Plan (ambas emitidas por Metabank) y la AccountNow Gold Visa Prepaid Card. Ninguna de estas tarjetas ofrece acceso gratis a cajeros de la red, y los consumidores pueden incurrir en altos costos. La tarjeta con la calificación más baja es la American Express for Target, que no se puede recomendar porque carece de seguro FDIC para titulares individuales de tarjetas.

Calificación de Consumer Reports de tarjetas prepagadas usadas además de cuentas bancarias

Mejores tarjetas: La tarjeta Bluebird (de American Express Walmart) fue la mejor calificada, con un costo mensual bajo y pocos otros costos, junto con una mejora en cómo revelan la información. La Emerald Prepaid MasterCard de H&R Block es la segunda mejor calificada, sin cargos de compra o mensuales. La tarjeta Chase Liquid (Visa) es la tercera, y ofrece clara información de cargos y funciones que los consumidores con cuenta bancaria pueden apreciar, como acceso gratis a cajeros automáticos. La cuarta mejor calificada es American Express Serve, con cargos bajos, conveniente acceso a cajeros de la red y función de pago de facturas.

Peores tarjetas: Entre las tarjetas peor calificadas están la NetSpend Prepaid Visa Fee Advantage Plan, NetSpend Prepaid Visa, Pay-As-You-Go Plan y la AccountNow Gold Visa Prepaid Card. Estas tarjetas serían caras para los usuarios que usan sus tarjetas fundamentalmente para compras y presupuesto, con cargos mensuales relativamente altos y, en el caso de NetSpend’s Pay As You Go Plan, un cargo de uno o dos dólares cada vez que uno hace una compra minorista. La tarjeta peor calificada, American Express for Target, no tiene seguro FDIC.

Consumers Union ha solicitado a reguladores y legisladores la adopción de diversas reformas para ayudar a proteger a los consumidores que usan tarjetas prepagadas, entre ellas:

  • La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB) debe exigir a todos los emisores de tarjetas prepagadas que exhiban sus tarifas en una tabla simple y completa con definiciones claras de cada cargo disponible para los consumidores antes de que compren la tarjeta.
  • La CFPB debe aclarar que la Ley de Transferencias Electrónicas de Fondos (EFTA, por sus siglas en inglés) cubre las tarjetas prepagadas, lo cual da a sus titulares los mismos derechos de disputa y resolución de errores que tienen con las tarjetas de crédito.
  • La CFPB debe exigir a los bancos emisores de tarjetas prepagadas que fijen sus programas de prepago de modo que cada titular de tarjeta esté cubierto por el seguro de depósitos.
  • El Congreso debe enmendar la EFTA para limitar la responsabilidad financiera del consumidor en las transacciones de débito fraudulentas al límite de responsabilidad actual para las tarjetas de crédito: no más de $50. La EFTA debe enmendarse también para que incluya una provisión de “reintegro del cobro” tanto para las tarjetas de débito vinculadas a cuentas corrientes como para las tarjetas prepagadas.

“Los consumidores aún carecen de la protección que necesitan con esta nueva forma de pagar que sigue creciendo”, dice Pamela Banks, asesora senior de Consumers Union. “La CFPB debe exigir la información clara de todos los costos de las tarjetas prepagadas y poner en práctica medidas de seguridad fuertes que protejan a los consumidores”. 


Consumer Reports califica a las mejores y peores tarjetas prepagadas