La vacunación contra la COVID-19 se asocia a un pequeño aumento temporal...

La vacunación contra la COVID-19 se asocia a un pequeño aumento temporal en la duración del ciclo menstrual, según indica un estudio financiado por los NIH



COMPARTE ESTA NOTA

BETHESDA, Maryland, 6 de enero de 2022 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ – Según un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud, las mujeres que recibieron una dosis de la vacuna contra la COVID-19 durante un solo ciclo menstrual experimentaron un aumento de la duración del ciclo de casi un día, en comparación con las mujeres no vacunadas. El aumento de la duración del ciclo —un mayor tiempo entre los sangrados— no se asoció con cambio alguno en la cantidad de días de la menstruación (días de sangrado). El estudio fue publicado en la revista Obstetrics & Gynecology.

Los autores, liderados por Alison Edelman, M.D., M.P.H., de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, Portland, mencionaron que los ciclos menstruales típicamente varían una pequeña cantidad de mes a mes y que el aumento que vieron estuvo dentro del rango de variabilidad normal. Añadieron que se necesitan más investigaciones para determinar cómo la vacunación contra la COVID-19 podría potencialmente influir en otras características menstruales, como los síntomas asociados (dolor, cambios en el estado de ánimo, etc.) y las características del sangrado (incluida la abundancia del flujo).

“Es reconfortante que el estudio haya encontrado solo un pequeño cambio menstrual temporal en las mujeres”, señaló Diana W. Bianchi, M.D., directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD) de los NIH. “Estos resultados brindan, por primera vez, una oportunidad para asesorar a las mujeres sobre lo que pueden esperar de la vacunación contra la COVID-19 a fin de que puedan planificar según eso”.

La Dra.  Bianchi agregó que anteriormente se habían realizado pocas investigaciones sobre cómo las vacunas contra la COVID-19 o contra otras enfermedades podrían potencialmente influir en el ciclo menstrual.

El estudio fue financiado por el NICHD y la Oficina de investigación sobre la salud de la mujer de los NIH, que fue parte de un fondo de $1.67 millones otorgados a cinco instituciones para explorar posibles vínculos entre la vacunación contra la COVID-19 y los cambios menstruales.

Los autores del estudio analizaron datos no identificados mediante una aplicación de seguimiento de fertilidad, llamada Natural Cycles. Las usuarias ingresan datos sobre su temperatura y sus ciclos menstruales, y pueden consentir el uso de sus datos no identificados para investigación. Para las mujeres vacunadas, los datos fueron obtenidos de tres ciclos consecutivos antes de la vacunación y de tres ciclos consecutivos adicionales, incluido el ciclo o los ciclos en los que se llevó a cabo la vacunación. Para las mujeres no vacunadas, los datos fueron recolectados durante seis ciclos consecutivos. De las 3,959 mujeres estudiadas, 2,403 estaban vacunadas y 1,556 no lo estaban.

La mayoría de las usuarias vacunadas recibieron las vacunas Pfizer y Moderna. En promedio, la primera dosis de la vacuna se asoció con un aumento de 0.71 días en la duración del ciclo, y la segunda dosis se asoció con un aumento de 0.91 días. Por lo tanto, las usuarias vacunadas en dos ciclos experimentaron un aumento de menos de un día en cada uno de los ciclos en que fueron vacunadas. No hubo cambios en el número de días de sangrado menstrual en las mujeres vacunadas. Los investigadores no observaron cambios significativos en la duración del ciclo en las usuarias de la aplicación que no habían sido vacunadas.

Un subgrupo de usuarias de la aplicación que recibieron dos dosis de la vacuna en el mismo ciclo menstrual (358 usuarias) experimentaron un mayor aumento promedio de dos días en la duración del ciclo. Sin embargo, este cambio parece disminuir en los ciclos subsiguientes, lo que indica que es probable que los cambios menstruales sean temporales. Los autores agregaron que la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia clasifica una variación en la duración del ciclo como normal si el cambio es inferior a ocho días.

Referencia 

Edelman, A. et al. Determining the impact of COVID-19 vaccination on the menstrual cycle: a U.S. cohort. Obstetrics & Gynecology. DOI:10.1097/AOG.0000000000004695 (2022)

###

Acerca del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver (NICHD): El NICHD lidera la investigación y la capacitación para comprender el desarrollo humano, mejorar la salud reproductiva, mejorar la vida de niños y adolescentes, y optimizar las habilidades para todos. Si desea más información, visite https://espanol.nichd.nih.gov. 

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): NIH, la agencia de investigación médica de los EE. UU., incluye 27 institutos y centros, y es un componente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. NIH es la principal agencia federal que realiza y apoya investigaciones médicas básicas, clínicas y traslacionales, y que investiga las causas, los tratamientos y las curas para enfermedades comunes y raras. Para obtener más información sobre los NIH y sus programas, visite https://salud.nih.gov. 

 

FUENTE Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development; National Institutes of Health (NIH)

La vacunación contra la COVID-19 se asocia a un pequeño aumento temporal en la duración del ciclo menstrual, según indica un estudio financiado por los NIH