SILVER SPRING, Md., 17 de junio de 2016 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ – In English - Recientemente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) finalizó una regulación que amplía su autoridad para regular todos los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos, los puros y el tabaco para pipas tanto normales como de agua (narguiles o hookas), como parte de su objetivo de mejorar la salud pública.

"Antes de esta regulación final, estos productos podían venderse sin evaluación alguna de sus ingredientes, cómo se elaboraron y sus posibles peligros", explica Mitch Zeller, J.D., director del Centro de Productos de Tabaco de la FDA. "Con esta nueva regulación, estamos tomando medidas para proteger a la población de los peligros del tabaco, asegurar que estos productos de tabaco incluyan advertencias de salud y restringir su venta a menores de edad".

¿Aún tiene dudas sobre esta regulación? Siga leyendo para encontrar las respuestas.

¿Qué es lo que dicta esta nueva regulación?

Esta nueva regulación se basa en los cimientos que se sentaron hace casi siete años. La FDA ha estado o regulando los cigarrillos, el tabaco para cigarros, el tabaco para hacer uno mismo sus propios cigarrillos y los productos de tabaco que no son para fumar desde junio de 2009, después de que la ley de Prevención Familiar del Tabaquismo y Control del Tabaco fue aprobada por el Congreso y promulgada por el Presidente. Esta ley le da a la dependencia la autoridad para controlar la producción, distribución y comercialización de los productos de tabaco.

La regulación actual dicta varias cosas.

Amplía la autoridad de la FDA para regular todos los productos de tabaco, incluyendo los cigarrillos electrónicos —también llamados vaporizador, vapeado o sistemas electrónicos de administración de nicotina (SEAN) — todas las clases de puros (incluyendo los de calidad superior), los narguiles (también llamados pipas de agua), el tabaco para pipa, los geles de nicotina y el tabaco soluble que anteriormente no competían a la autoridad de la FDA.

Exige que el tabaco para cigarros o para hacer uno mismo sus propios cigarrillos y ciertos productos de tabaco ahora controlados incluya advertencias de salud, y también prohíbe dar muestras gratis. Además, debido a esta regulación, los fabricantes de productos de tabaco ahora controlados que no existían en el mercado antes del 15 de febrero de 2007 tendrán que demostrar que sus productos cumplen con la norma de salud pública correspondiente que establece la ley. Y estos fabricantes deberán recibir la autorización de la FDA para comercializarlos.

La nueva regulación también restringe el acceso de los jóvenes a los productos de tabaco ahora controlados, al: 1) prohibir su venta a menores de 18 años de edad y exigir la verificación de la edad mediante una identificación con fotografía; y 2) prohibir su venta en máquinas expendedoras (excepto en establecimientos exclusivamente para adultos). 

Por último, sienta los cimientos para futuras medidas de la FDA relacionadas con el tabaco.

¿Por qué tomó la FDA esta medida?

El objetivo de la FDA es proteger a los estadounidenses de las enfermedades y la muerte relacionadas con el tabaco. El consumo de tabaco constituye una grave amenaza para la salud pública.

Es importante señalar que el hecho de que la FDA controle estos productos no significa que su consumo sea seguro. Pero antes de esta regulación, no había ninguna ley federal que impidiera a los minoristas vender cigarrillos electrónicos, pipas de agua o narguiles, o puros a jóvenes menores de 18 años. En los últimos diez años, se ha dado una disminución significativa en el consumo de cigarrillos tradicionales entre los jóvenes, pero el de otros productos de tabaco va en aumento. El consumo actual de cigarrillos electrónicos entre los estudiantes de secundaria se disparó, de 1.5 por ciento en 2011, a 16 por ciento en 2015 (un aumento del 900 por ciento), y el uso de pipas de agua ha aumentado de manera significativa, según un sondeo que contó con el apoyo de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Esta regulación permite a la FDA proteger a la juventud al restringir su acceso a los productos de tabaco.

¿Qué características de los productos evaluará la FDA?

El proceso de evaluación de los productos de tabaco le permite a la FDA analizar factores importantes, tales como los ingredientes, el diseño del producto y sus riesgos para la salud, así como qué tan atractivos resultan para los jóvenes y para quienes no los usan o consumen.

¿Cuál es el plazo?

La FDA espera que los fabricantes continúen vendiendo sus productos hasta por dos años en lo que presentan una nueva solicitud para un producto de tabaco, y un año adicional mientras la FDA la evalúa.

La FDA emitirá una orden concediendo la autorización de comercialización cuando así proceda; en caso contrario, el producto será sujeto a las medidas coercitivas de la dependencia.

¿Cuál es la conclusión?

La regulación ayudará a prevenir que los jóvenes se inicien en el consumo de estos productos y a que los consumidores entiendan mejor los riesgos que dicho consumo conlleva, prohibirá que se hagan afirmaciones falsas y engañosas sobre los productos, y evitará que nuevos productos de tabaco sean comercializados, a menos que un fabricante demuestre que cumplen con la norma de salud pública correspondiente.

¿Pero acaso no son los cigarrillos electrónicos más seguros que los normales? ¿Y qué hay de la carga para los pequeños negocios?

La FDA reconoce que algunos productos de tabaco tienen el potencial de ser menos perjudiciales que otros, pero se necesitan más pruebas. La dependencia está estudiando esta cuestión en cuanto a la regulación del tabaco.

La FDA cree que esta nueva tecnología presenta tanto ventajas como riesgos potenciales. Si determinados productos, tales como los cigarrillos electrónicos, tienen una toxicidad reducida en comparación con los convencionales, alientan a los fumadores actuales a cambiar a ellos por completo o no son de consumo difundido entre la juventud, pueda que tengan el potencial de reducir el número de enfermedades y muertes. Pero si algún producto da pie a que los jóvenes se vuelvan adictos a la nicotina, reduce el interés de la persona por dejar de fumar o conduce al consumo de largo plazo de otros productos de tabaco, el efecto para la salud pública podría ser negativo.

La FDA invita a los fabricantes a ir en busca de innovaciones en los productos que pudieran aumentar al máximo las ventajas y reducir a un mínimo los riesgos. La regulación definitiva le permite a la FDA continuar evaluando y analizando los efectos de estos productos para la salud, tanto de quienes los usan o consumen como de los que no. Y también le permite controlar los productos con sustento en el conocimiento científico más moderno.

La FDA tomó en consideración a todos los fabricantes, incluyendo a las empresas pequeñas, al momento de volver definitiva esta regulación. Por eso la dependencia está dando más tiempo para que los fabricantes de productos de tabaco a pequeña escala cumplan con ciertas disposiciones.

Entonces, ¿qué productos pueden ayudarme a dejar de consumir tabaco?

La FDA ha aprobado diversos productos para dejar de fumar o consumir tabaco con el fin de ayudar a reducir su dependencia a la nicotina. Entre ellos están los chicles, los parches cutáneos, las pastillas, los inhaladores orales y los aerosoles nasales a base de nicotina, así como los medicamentos que no contienen esta sustancia, vareniclina y bupropión.

También puede recibir ayuda gratuita para dejar de fumar o consumir tabaco, llamando al 1-800-784-8669 o visitando www.smokefree.gov.

Información para los medios de comunicación: Gloria Sánchez, 301-796-7686, gloria.sanchez-contreras@fda.hhs.gov
Información al consumidor: 888-INFO-FDA

Logo - http://photos.prnewswire.com/prnh/20151222/317925LOGO

Fuente : U.S. Food and Drug Administration

Site Preview