Las escasas competencias de la generación del milenio amenazan la competitividad de...

Las escasas competencias de la generación del milenio amenazan la competitividad de los Estados Unidos



COMPARTE ESTA NOTA





Las escasas competencias de la generación del milenio amenazan la competitividad de los Estados Unidos


PRINCETON, Nueva Jersey, 17 de febrero de 2015 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — A pesar de tener logros educativos superiores a cualquier otra generación anterior, la generación del milenio en los Estados Unidos, en promedio, demuestra escasas competencias en comprensión lectora, cálculo y resolución de problemas en ambientes plenamente informatizados en comparación con sus pares internacionales. Este hallazgo de un nuevo estudio realizado por Educational Testing Service (ETS) plantea la cuestión de si podemos prosperar como nación cuando un gran segmento de nuestra sociedad carece de las competencias necesarias para los empleos de mayor nivel y una participación efectiva en nuestra democracia.

Logo: http://photos.prnewswire.com/prnh/20150217/175902LOGO

America’s Skills Challenge: Millennials and the Future (El desafío de las competencias en los Estados Unidos: los millennials y el futuro) usa datos del Programa para la Evaluación Internacional de Competencias de Adultos (PIAAC, por sus siglas en inglés) para comparar los Estados Unidos con 21 otros países miembros en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El informe se enfoca en los adultos jóvenes nacidos después de 1980 que tenían entre 16 y 34 años de edad en el momento de la evaluación. El PIAAC mide las competencias de los adultos en tres campos: la comprensión lectora, el cálculo y la resolución de problemas en ambientes plenamente informatizados (PS-TRE, por sus siglas en inglés).

Los investigadores de ETS Madeline Goodman, Anita Sands y Richard Coley se concentraron en esta población porque estos adultos jóvenes son el producto más reciente de nuestros sistemas educativos. También han completado más años de escolaridad que cualquier cohorte en la historia de los Estados Unidos. Además, esta generación moldeará el panorama económico y social de nuestro país por muchos años.

“Aunque es cierto que, en promedio, mientras más años de escolaridad completa una persona, más competencias adquiere, este informe sugiere que demasiadas personas se gradúan de la secundaria y completan estudios superiores sin recibir competencias adecuadas”, escribe Irwin Kirsch, director del Centro para la evaluación global de ETS, en el prefacio del informe. “Si esperamos tener una población más educada y una fuerza laboral más competitiva, los creadores de políticas públicas y otras partes interesadas necesitarán dejar de concentrarse en los logros educativos y comenzar a reconocer la importancia creciente de las competencias”.

Los autores informan que las calificaciones promedio de los millennials en los Estados Unidos fueron inferiores a las de muchos otros países y ocuparon el último lugar en cálculo y resolución de problemas en ambientes informatizados. Más preocupante es el hecho de que el segmento más joven del cohorte de millennials de los Estados Unidos (de 16 a 24 años de edad), quienes podrían ser la fuerza laboral durante los próximos 50 años, también ocuparon el último lugar en cálculo y estaban dentro de los últimos países en resolución de problemas en ambientes informatizados.

Además, los datos revelan que incluso nuestros millennials con más educación y mejor desempeño, aquellos que nacieron en los Estados Unidos, y los que tienen la mayor ventaja económica en términos relativos, no tuvieron un buen desempeño en comparación con sus pares de otros países. De hecho, en cálculo, los millennials de los Estados Unidos con mejor desempeño obtuvieron una puntuación inferior a la de aquellos con mejor desempeño en 15 de los 22 países participantes, lo que indica que el desafío de las competencias es sistémico. Los millennials de los Estados Unidos con baja puntuación ocuparon el último lugar y tuvieron una puntuación más baja que sus pares en 19 países participantes.

Al evaluar el desempeño según los logros académicos, los millennials con un título universitario recibido tras completar una carrera de cuatro años obtuvieron una puntuación en cálculo que superaba la de los otros participantes en solo dos países: Polonia y España. Aquellos que no se graduaron de la escuela secundaria o que se graduaron de la escuela secundaria pero no tienen estudios superiores obtuvieron una menor puntuación que sus homólogos en casi todos los otros países participantes. Y nuestros millennials con mejor nivel educativo, aquellos que tienen un título de máster o un título de investigación, solo superaron a sus pares en tres países.

Los autores afirman que especialmente en los Estados Unidos, donde muchos millennials se arriesgan a nivel financiero para alcanzar una educación superior, los creadores de políticas públicas y los investigadores deben examinar con detenimiento qué tipos de educación superior y capacitación llevan a mayores competencias y qué tipos no.

Ignorar los desafíos de competencias que se describen más arriba conlleva una serie de consecuencias sumamente reales. Los resultados del PIAAC suscitan preocupación sobre una mayor desigualdad social, dado que la brecha entre las personas en nuestro país con mejor y peor desempeño está entre las mayores, lo que amenaza con perpetuar la desigualdad en la sociedad en general. Las sociedades que muestran esta profunda desigualdad son propensas a sufrir consecuencias adversas, incluyendo la desconfianza en el gobierno, menor participación cívica, mayores tasas de encarcelamiento, salud precaria, obesidad, adicción y más. Una gran disparidad entre la educación y las competencias debilita y erosiona la participación y la confianza en nuestra democracia.

“Como país, necesitamos abordar la cuestión de si podemos darnos el lujo (tanto desde el punto de vista fiscal como moral) de dejar de lado a casi la mitad de nuestra población de adultos jóvenes porque no tienen las habilidades necesarias para participar con eficiencia como actores plenos en su propio futuro y en el de nuestra nación”, concluyen los autores Goodman, Sands y Coley. “Las competencias o el conocimiento pueden alimentar la desigualdad o ser una fuerza en pos de la igualdad. Está en nosotros decidir”.

Hay copias de America’s Skills Challenge: Millennials and the Future disponibles en www.ets.org/millennials

Acerca de ETS
En ETS, mejoramos la calidad y equidad en la educación para personas de todo el mundo creando evaluaciones basadas en investigaciones rigurosas. ETS presta servicios a individuos, instituciones educativas y agencias gubernamentales ofreciendo soluciones a la medida para certificación docente, aprendizaje del inglés y educación primaria, secundaria y superior, y también realizando investigaciones en educación, análisis y estudios de políticas educativas. Fundado en 1947 como una entidad sin fines de lucro, ETS desarrolla, administra y califica más de 50 millones de evaluaciones al año, incluyendo los exámenes TOEFL® y TOEIC®, los GRE® y las evaluaciones The Praxis Series® en más de 180 países en más de 9,000 lugares en todo el mundo. www.ets.org


Las escasas competencias de la generación del milenio amenazan la competitividad de los Estados Unidos