Art OnCuba, un año después

Art OnCuba, un año después



COMPARTE ESTA NOTA





Art OnCuba, un año después



MIAMI, 8 de septiembre de 2014 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Con la edición que próximamente tendrán en sus manos Art OnCuba entra en su segundo año de vida. Cinco números, cinco ambiciosos proyectos que nos han permitido crecer. Aunque son pocos para declarar la madurez, en cada uno hemos intentado sostener el enfoque, la visión y el entusiasmo que marcaron el nacimiento de la revista. Y ya en esta cifra conseguimos desafiar el sino que históricamente ha marcado a las publicaciones culturales cubanas, que pocas veces han llegado a extenderse en el tiempo, aun bajo el influjo de los intelectuales más prestigiosos de todas las épocas.

Corren tiempos en que la visión de un proyecto de publicación no debe adolecer de un posicionamiento inteligente en el mercado editorial, que lo es todo, o casi todo. Y el equipo de Art OnCuba ha sostenido un trabajo en este sentido que está dando sustanciosos resultados. De 22 ciudades norteamericanas en las que se verificaba nuestra presencia hace apenas seis meses –en librerías Barnes & Noble, Books and Books y Hudson News– hoy estamos en cerca de un centenar, moviéndonos también hacia tiendas independientes como Newsbreak (MA), ABC (NY) y City News (IL). Esto nos llena de regocijo: trabajar para que realmente nos lean, para inundar los espacios en el territorio norteamericano ávidos de información sobre lo que acontece con la cultura visual cubana, dondequiera que sea generada. También redimensiona nuestro compromiso de continuar en el camino que nos hemos trazado desde el inicio, sorprendiendo siempre.

Una de las líneas temáticas de la edición 04 es la memoria. Y de la memoria suele tratarse casi todo, pero en esta ocasión hemos agrupado un conjunto de trabajos que estudian la manera en que un grupo de artistas construye su obra, su discurso, firmemente apoyado en el ejercicio consciente de la memoria. En un espectro variado han dejado el testimonio, que también se convertirá a su vez en memoria, de sus recuerdos y vivencias personales, de la memoria de la nación, de su historia, de su posición en la escenografía de su tiempo, de la gráfica, los modos y modas de la visualidad de los últimos cincuenta años, por decirlo de alguna manera. En este contexto, el dibujo como tradición y ejercicio continuo en el arte cubano sale a la luz. El dibujo como proyecto, como ejercicio, o como obra en sí mismo. Dibujos que se conservan en la casa de José Lezama Lima, testimonios de coincidencias, de conexiones intelectuales, de afectos; dibujos de Marcelo Pogolotti que muestran diversidad de temas, más allá del obrero y la máquina; la extensa obra de Raúl Milián, retomada recientemente por el Museo Nacional de Bellas Artes en una exhibición personal; la técnica de Carlos Estévez, que combina óleo y lápices.

También, desde esta y otras múltiples aristas, un recorrido por la poética de Esterio Segura, y algunos adelantos sobre lo que será su próxima exhibición personal, programada para inaugurarse en diciembre en Factoría Habana, La Habana.

Algunas exhibiciones colectivas llamaron nuestra atención por la claridad y solidez de su propuesta curatorial, por lo oportuno de revisitar lo ya conocido desde nuevas perspectivas para ofrecer al espectador otras lecturas, o por la capacidad de recuperar hitos a ratos olvidados o desplazados de los centros de atención. En este sentido, la expo The Miami Generation: Revisited, una “reedición” de la realizada en el año 1983 en el Museo Cubano de Arte y Cultura, Miami, vuelve sobre la primera generación de artistas cubano-americanos, que emigraron siendo aun niños, y aportaron una nueva sensibilidad para la creación en el sur de la Florida y para la historia del arte cubano.

Para la portada contamos con la oportunidad de mostrar una obra de Juan Francisco Elso Padilla (La Habana, 1956-1988) que junto a otras había permanecido muchos años fuera del alcance del público. Un redescubrimiento, un minuto para desplazar la mirada de las dinámicas de la galería y los estudios hacia el interior de la obra de un artista, y reevaluar y actualizar los criterios que sobre esta se manejan.

Art OnCuba continúa creciendo. Próximamente estaremos presentando también nuestro sitio web. Queda un larguísimo camino por recorrer, de seguro no exento de obstáculos, pero enriquecedor y diverso.

CONTACTO:  Ariel Machado, +1-786-546-8304


Art OnCuba, un año después